Desde siempre he tenido claro que lo mío era poder ayudar a la gente.

Yo creo que elegí la carrera de psicología por algún motivo que me trae a este punto que me hace vibrar con cada cosa que hago y cada persona que ayudo, y por supuesto para poder entender mi propia situación personal.

1– Durante mi infancia tuve que gestionar varios miedos por mi padre (autoritario, machista y rabioso, nunca sabía por dónde vendría el follón de cada día) y uno de mis 7 hermanos que también me hacía la vida imposible (hoy le adoro y he sabido perdonar a mi padre). Intentaba superarlos con los recursos que se tienen a corta edad, en mi caso me encerraba en un baño pequeño con pestillo durante horas y horas en mi jaula de seguridad, esperando que pasaran las tormentas.

   Crecí además creyendo que era tonta, poco inteligente, a diferencia de amigas y hermanos, y asumí ese papel sin ni siquiera intentar estudiar (mi madre me hacía chuletas siempre). Fue una profesora la que debió ver en mi la desmotivación y me regaló una muestra de confianza, me propuso no tener en cuenta el cero que había sacado en su asignatura, sino poner la nota que sacaría en el segundo examen, ya que ella estaba convencida de que yo podía hacer mucho más.

2- Esto me provocó estudiar no sólo esa asignatura, sino todos los cursos, la carrera de psicología con sobresaliente, un master…… y hoy es el día que sigo estudiando porque me apasiona, y la mente es infinita. Hoy tengo claro que de alguna manera ella despertó en mí una parte que ni yo confiaba que tenía. Gracias a ella sé que todos tenemos un don y un propósito en la vida, y el abrazar a nuestras partes más oscuras y escondidas nos hace conocernos más y querernos más, pudiendo ayudar al resto como ella hizo conmigo y hago yo ahora.

  • Trabajé durante años como comercial en el área de Sanidad, con fármacos para el cáncer la mayoría, visitando hospitales donde veía gente muy enferma, diagnósticos que cambian la vida en segundos. Todo ello alimentaba mi zona de confort con sueldo fijo, seguridad, gratitud por mi salud y la de mi familia….. pero no estaba realizando lo que realmente he venido a hacer a este mundo, sentía miedo a lanzarme a emprender en solitario, a no ser suficientemente buena, a fracasar económicamente, a no estar segura de mi misma, miedo al cambio, a salir de esa “jaula de seguridad” como cuando estaba encerrada con pestillo.

Y el miedo nos da siempre un mensaje simple: “sólo tienes que prepararte”, así que durante el parón de la pandemia retomé mi verdadera vocación y me actualicé en una técnica de alto impacto emocional, mezcla de PNL, hipnoterapia, mindfulness…y la puse en práctica empezando por mí misma, librándome uno a uno de mis miedos que me impedían alcanzar mi propósito.

3- Esta técnica que mayormente uso se llama Intervención Estratégica Emocional y con ella acompaño a personas que como yo, han tenido o tienen algún tipo de miedo como el de exponerse en Redes, miedo escénico, miedo al fracaso, inseguridad en sí mismos y en sus decisiones, para poder seguir emprendiendo con sus proyectos saliendo de sus zonas de confort y de sus creencias que no hacen más que bloquear sus sueños, a que vean y sientan, incluso con hipnosis qué pasó en su infancia en un momento de estrés cuando se forma la personalidad y condiciona de por vida, revivirlo y darle un nuevo sentir y significado, cambiándolo así por mayor fuerza y coraje. En mi caso concreto, gracias a revivir con estas técnicas aquella niña asustada que se encerraba durante horas por miedo, he podido rescatar esa parte que quedó en aquel baño con pestillo, abrazarla y darle su espacio, consiguiendo ser mucho más creativa y segura de mi misma.

Es impresionante ver cómo la persona descubre en sólo una o dos sesiones (como cuando se hizo mi propio cambio) y esto me llena todavía de más energía para contagiar a la gente de que sí se puede, se pueden superar las emociones que te limitan, se puede conectar con tu esencia y con tu propósito y por supuesto se puede tener tanta fuerza y seguridad como yo la tengo y contagiarla al resto lanzando el proyecto de tu vida.